18 de juny de 2016

Missionera del Bisbat de Vic


les noticies de OMP ens feien saber aquesta setmana que ha mort una missionera del Bisbat de Vic , Montserrat Molas
Des de la delegació de missions us fem arribar el nostre condol tan a les germanes com a els seus familiars.

Fallece la misionera Montserrat Molas. Ayudó a nacer a 21.000 niños en África
OMPRESS-MADRID (15-06-16) El pasado sábado 11 de junio fallecía en Madrid Montserrat Molas Comas, religiosa de las Carmelitas de la Caridad Vedruna (CCV), después de toda una vida dedicada a la misión en África. En abril, ya enferma, llegó en un avión militar desde Libreville y quedó ingresada en el Hospital Gómez Ulla donde ha fallecido.
Montserrat Molas, nacida en la preciosa localidad barcelonesa de Pruit, muy cerca de Vic, donde fue bautizada y donde ha sido ahora sepultada. Fue una misionera que se dedicó en diferentes comunidades de África a la atención de los más desprotegidos, especialmente a los enfermos. Era enfermera, especializada en medicina tropical, y comadrona.
La Hermana María Narcisa Fiol, Superiora Provincial de Europa de la Congregación de HH. Carmelitas de la Caridad Vedruna, ha escrito a sus hermanas de congregación la siguiente carta, agradeciendo el privilegio de poder cuidar en sus últimos momentos a esta gran misionera:
“Nuestra hermana Montse ha sido definitivamente abrazada por el Padre. Ella, que sabía lo que era “abrazar la pobreza” y “las necesidades de los pueblos”, muy en concreto de su querido pueblo africano, ha experimentado ya, el
gozo del VERDADERO ABRAZO.

Durante los dos meses que ha estado aquí en Madrid, del 13 de abril al 11 de junio. He recibido el regalo de poderla acompañar muy cercanamente y compartir con ella su experiencia de dolor que al final, ya se le hacía muy largo. Tanto los médicos como ella misma, han sido fuertes en la esperanza, han resistido los altibajos que le causaba la enfermedad y han hecho todo lo posible por seguir adelante con la vida. Nos decía su doctora: ‘ella ha salvado a muchas personas, nosotros tenemos que salvarla a ella’. Y, desde luego, desde el primer momento que llegó en avión hasta el último día, han hecho todo lo posible para que así fuera. Todos los profesionales le manifestaron siempre, no sólo la atención médica, también mucho cariño y solidaridad con el pueblo africano. Ha sido algo así como si en torno a Montse se propagara una cadena de solidaridades que ahora vamos descubriendo y conociendo. Pero como decía el doctor el día antes de su muerte: ‘la ciencia ya no puede hacer nada más, ahora nos toca dejarla en las manos de Dios’. ¡Cuánta fortaleza ha demostrado! Luchaba por sobrevivir, como luchó la gran parte de su vida para que sobrevivieran todos los enfermos a ella encomendados y los 21.000 niños que ayudó a nacer durante los 41 años de estancia en África. Su final ha sido suave, sereno, deseado, dejándonos una gran paz.
Varias sobrinas han pasado por aquí, dándoles la gran alegría de poderse despedir. Precisamente en esta última semana, dos de ellas, María y Carmen, la han acompañado con inmenso cariño, combinándose la estancia en el hospital, día y noche, con la hermana Assumpta Cullell quien lleva aquí más de un mes totalmente pendiente de ella. ¡Cuánto misterio compartido ha quedado en el corazón de Assumpta!
También quiero mencionar a esta comunidad de Carabanchel. Su acogida fraterna y total ha sido, una vez más, testimonio de que realmente SOMOS FAMILIA.
Hoy la tenemos en casa y las hermanas de la enfermería, que tanto le han acompañado con su oración, pasan a estar un ratito con ella y encomendarle todos los deseos que llevan en el corazón, para que Montse los presente todos al Padre y a María, nuestra madre del Monte Carmelo.
Mañana celebraremos la Eucaristía y después sus cenizas irán a Vic, la Casa Madre, su Noviciado, donde se celebrará un funeral con hermanas y familiares.
Gracias, queridas hermanas, porque nos habéis hecho el regalo de poder gozar de Montse y cuidarla en los dos últimos meses de su vida. El 13 de abril la trajeron a Madrid y el 13 de junio, la despediremos en torno a la mesa del Gran Banquete de la Eucaristía. Sabéis bien cuánto os recuerdo y quiero a todas. En mi nombre y en nombre del equipo provincial, un abrazo muy fuerte a cada una”.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada

Et demanem que siguis respectuós amb aquest bloc que estar dedicat a missions